El profesor y los alumnos

[DIARIO DE VIAJE] Todos gozan del viaje, pero en el pensamiento llevan la vida en El Salvador. Eso cuentan el entrenador Espinoza y cuatro alumnos más de la Fundación

Arriba, de izq. a der. David Miranda, el profesor Jorge Espinoza, Hector Méndez. Abajo Laureano Quintanilla y Francisco Díaz. Foto EDH: Franklin Ponce, enviado especial.

Arriba, de izq. a der. David Miranda, el profesor Jorge Espinoza, Hector Méndez. Abajo Laureano Quintanilla y Francisco Díaz. Foto EDH: Franklin Ponce, enviado especial.

Arriba, de izq. a der. David Miranda, el profesor Jorge Espinoza, Hector Méndez. Abajo Laureano Quintanilla y Francisco Díaz. Foto EDH: Franklin Ponce, enviado especial.
12:08

MADRID. Un viaje que solo cuenta las buenas experiencias, también debe contar el otro lado de esta felicidad. Durante uno de los viajes conocimos a cinco integrantes más de la delegación: Hector Méndez, 16 años, de la sede de Soyapango; Laureano Quintanilla, de 16, de San Isidro; Francisco Díaz, de 15; de Insinca; David Miranda, de 15, de Antiguo Cuscatlán, y también profesor Jorge Espinoza, de 35, también de la sede de Antiguo.

Dos de ellos aspiran a convertirse en profesionales en Automotriz como son los casos de Méndez y Miranda. El primero estudia en el Exsal y el segundo finaliza noveno grado, pero ya tiene planificado lo que hará en la vida.

Mientras que Diaz y Miranda aspiran ser jugadores de fútbol. Francisco Díaz se ha puesto como meta llegar al Real Madrid y ha tomado este viaje, como el inicio de este objetivo. Por su parte, Miranda solo quiere ser jugador de la Primera División salvadoreña, vistiendo los colores de su amado Águila.

Algo en lo que coinciden los cuatro alumnos integrales que tienen una actitud solidaria y de mucha amistad. Mantienen la unión del grupo y en conjunto tratan de sobresalir.

Según ellos, el modelo que han tomado se lo deben a Fundamadrid. Alquien que le da vida a ese proyecto es el profesor Jorge, quien acompaña a este grupo y tiene el privilegio de trabajar en la sede de Antiguo Cuscatlán, con alguno de ellos.

Espinoza, además de ser entrenador en la Fundación, también es profesor de educación física en Lourdes, en la escuela Roberto Quiñonez, y también padre de dos hijos: Jorge, de 12 años, y Arecely, de siete.

Al igual que todo el grupo, este se siente muy agradecido con Fundamadrid por las oportunidades que le están dando. Con una palabra, cada uno definió que significa la fundación para ellos, los términos que colocaron fueron valores, respeto, unión, solidaridad y sueños... Esto último, paso a paso, haciéndose realidad.

Denos su opinión

Su conducta en el foro es muy importante. Nuestras reglas: Sea conciso, no se salga del tema y no pierda la calma. Le animamos a no citar a otros autores: queremos escuchar sus ideas, no las de otra persona. No garantizamos que todos sus comentarios sean publicados.

Escribe tu comentario

Escriba este código en la casilla de arriba
Enviar formulario