Limeño cortó las alas de Águila

Los cucheros derrotaron a Águila, a quien le evitaron que cerrará una vuelta sin derrota. Así cerraron los emplumados está semana irregular, donde pararon por falta de pago

ctv-fzu-aguila-limeno-lm-002
22:01

SAN SALVADOR. Al parecer, los días sin entrenar le pasaron factura al Águila. Limeño, con una derrota (1-2), le puso la cereza al pastel a una semana difícil para los migueleños, donde por la falta de pago detuvieron las prácticas. Diez fechas habían alcanzado los emplumados sin perder. Los cucheros volvieron a ser sus verdugos.

Duelo oriental que tuvo como sede el estadio Cuscatlán, que les quedó gigantesco, por el poco público que convocó este partido. La mayoría fueron los emplumados, quienes en su mayoría se ubicaron en sol general. Por los santarroseños, en sol preferente sur, estuvo un grupo de unos 25 personas.

El encuentro prometía, por la oportunidad que tenían los aguiluchos de llegar a la segunda posición y Limeño, posicionándose en la zona de clasificación, por la mejoría del equipo desde la llegada del DT paraguayo, Hugo Ovelar.

Mucha dinámica en los primeros minutos, con algunos pelotazos que dieron profundidad y generar las primeras llegadas sobre la portería rival.

Jorge Casanova, técnico de los emplumados, utilizó tres variantes en comparación al último partido de Liga, cuando empataron a cero con los toros. Todos los movimientos del entrenador uruguayo fueron en la zona media, con René Gómez, Marvin Ramos y Santos Ortiz.

El DT mantuvo la idea, con el 4-4-1-1, haciendo rotar la pelota en todos los sectores, pero tratando de aprovechar las bandas, para penetrar la zona defensiva del contrario. Fagúndez y García siempre fueron el vínculo para hacer las transiciones de los emplumados.

Pero también había mucha lentitud para hacerla, después de que llegaban a tres cuartos de cancha, tocaban hacia atrás y perdían la sorpresa para atacar, acción que también desesperaba a los aficionados migueleños, reaccionando con abucheos e insultos.

Por su parte, Limeño mantuvo la filosofía de Ovelar, con salir a proponer en cada partido. Sin descuidarse de la marca, el equipo trató de ser constante para hacer presión sobre la meta emplumada. Seis variantes tuvieron los cucheros, después de haber perdido por tres goles con los mitológicos, y por las ausencias de otros jugadores que intentaron sanar esos espacios. 

Lo mejor de los santarroseños estuvo con los toques cortos, bajo la idea que manejaba Yuvini Salamanca, en el centro de la cancha, con el 4-4-2.

En los primeros veinte minutos no había un dominador del encuentro, aunque los migueleños tuvieron más llegadas, con algunos tiros que incomodaron, aunque se fueron desviados: Víctor García (10’) y Marvin Ramos (15’).

Pero lo mejor fue un remate, desde fuera del área, que sacó el uruguayo Fagúndez, que exigió en la estirada al meta Abiel Aguilera, quien rechazó a tiro de esquina, que se volvió intrascendente en su ejecución (23’).

Casanova estuvo tranquilo en el límite del área técnica. Contrario al técnico Hugo Ovelar, quien se estuvo moviendo mucho, entre sentarse en el banquillo y parándose hacer alguna observación a los jugadores en la cancha.

Quizá como parte de esa reacción, fue que Limeño generó la primera ocasión clara de peligro, a los 29’, en una combinación entre Salinas y Móvil, que dejo al primero con un tiro frente a la meta, que la mandó a un lado de la portería.

Pero Águila tuvo una última del primer tiempo, con un tiro libre que se cobró pegada la banda izquierda, jugada preparada que García tocó con Fagúndez, quien luego de zafarse de la marca quedó por punto penal, pero sin el mejor apoyo, sacó un remate desviado (39’).

Sorpresa

Al parecer, el descanso no le vino bien a los migueleños. El equipo entró dormido, con poca actitud y hasta descorcentado, con los centrales bastante adelantado, contribuyendo en ataque, pero siendo también parte de las imprecisiones que surgieron en la segunda parte.

Limeño sabía aguantar, ordenado, para también contraatacar. Así fue ganando profundidad, hasta que encontró abrir el marcador, luego de una jugada por la derecha, donde sacaron un centro, que definió el colombiano Móvil, de cabeza (52’).

Celebración euforica de parte de los santarroseños, a quienes siempre le viene bien jugar en este escenario. Entre los emplumados hubo algunos reclamos, por la forma pasiva con la que habían encarado esa jugadas.

El entrenador Jorge Casanova reaccionó con algunas sustituciones, con el que modificó el esquema. Pero su mayor complicación fue sufrir la expulsión de Henry Romero, por doble amonestación: la primera al encarser con Móvil, donde los dos recibieron tarjeta (38’), y la otra, por cortar un ataque de Arriola, en quien también se paró (54’).

Águila, a pesar del hombre menos, encaró sobre la meta de Limeño, que se dedicó a defender el resultado y contragolpear. Los emplumados tuvieron muchas llegadas, pero pocas con claridad como para conseguir el empate. Fue más la desesperación, las ganas, que la técnica. 

Pero así pudieron empatar, con un centro por la izquierda, que Danilo Peinado definió de cabeza, lanzandse de “palomita” para anticipar a los zagueros cucheros (82’).

Pero la celebración de los migueleños fue fugaz. Al minuto siguiente, Limeño volvió a ponerse en ventaja, tras una buena jugada indididual de Coca, que convirtió en gol, Martin Contreras, de cabeza (83’). 

Ahora, Águila ya no tuvo reacción. La desesperación creció y los santarroseños jugaron a encerrarse y mantener la ventaja, para llevarse los tres puntos, que lo hacen escalar en la tabla de posiciones. En lo último salieron expulsados Fabricio Alfaro, por Limeño, y Fagúndez, por los emplumados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación